La nueva moda universitaria

Si se trata de pasar toda la noche estudiando, el café con Coca Cola hace rato que pasó al olvido. Hoy los estudiantes recurren a los avances de la medicina para afrontar sus exámenes. Acá podrás conocerlos.

La tecnología ha ayudado a hacer la vida más fácil a las nuevas generaciones de estudiantes. Las fotocopias, el correo electrónico e Internet son quizá las muestras más evidentes de ello. Pero hay otras áreas donde también estamos recibiendo ayuda extra.

Una de ellas es la farmacéutica: hoy existen pastillas que ayudan a nuestro cerebro a funcionar más rápido o a aguantar más tiempo funcionando.
Son lo que algunos llaman “anabólicos cerebrales”, fármacos creados para problemas de salud específicos y que son usados por gente sana con otros fines. La idea básica es mejorar la capacidad intelectual. Según la última encuesta del Conace, el 11% de los estudiantes de educación superior reconoce haber usado alguna de estas píldoras de ayuda.
Uno de ellos es Óscar Llévenes, estudiante de Ingeniería Comercial de la Universidad Andrés Bello. Óscar asegura ocupar fármacos para rendir mejor, a pesar de que le va bien en los estudios y casi no tiene ramos reprobados.
“Un amigo me dio el dato de un remedio que se llama Mentix. Me aseguró que iba a poder estudiar toda la materia en un día y sin problemas. Funcionó perfecto: aprendí todo súper rápido, sentía que mi cerebro funcionaba mejor. El problema fue que en la noche no pude dormir”, explica Óscar.
Eso sí, Llévenes nunca se ha atrevido a mezclar el Mentix con alcohol porque le da miedo, pero conoce gente que lo hace para poder carretear sin parar. “Algunos llegan a tomar hasta dos patillas al día”, agrega.
Mentix es el nombre comercial del modafinilo y se vende sin receta retenida en todas las farmacias del país. Cuesta 18 mil pesos las 30 pastillas. Este fármaco es un estimulante del sistema nervioso central y se utiliza para combatir la narcolepsia (exceso de sueño).
Para Óscar fue como descubrir el secreto del éxito: pudo estudiar toda la materia en un día y sacarse un 5,2. “He tomado Mentix muchas veces y siempre me ha dado buenos resultados”, asegura.
La opinión de un experto, consultamos a Tomás Mesa, neurólogo de la Universidad Católica, quien nos dijo que “el uso del Mentix sin regulación médica quita el sueño, por lo que desordena el reposo normal del organismo. Esto provoca alteración de la memoria, dolor físico e incluso pérdida de conciencia”.
El doctor asegura que para quienes lo consumen sin supervisión es muy peligroso, porque al provocar pérdida de conciencia es fácil que se produzca un accidente grave.
“Lo que hacen los chiquillos es que carretean hasta tarde y al otro día se toman un Mentix. Esto hace que disminuyan las horas de sueño, con lo que se desordena el reposo normal del organismo, provocando otras alteraciones como insomnio, molestias corporales y alteración de la memoria. Si no se reposa, se ve afectado todo el cuerpo”, advierte Mesa.
La posición del neurólogo es que “este tipo de remedios se tiene que vender con receta, porque la ciudadanía abusa de sus efectos y su consumo indiscriminado afecta al cuerpo de manera irreversible”.
Existen otras opciones
David Villena, estudiante de Ingeniería Comercial de la Universidad Gabriela Mistral, optó por el Ritalín, un fármaco que se vende con receta retenida, pero que en el mercado negro no es difícil de encontrar.
“Primero probé el Gamalate B6 y no sirvió para nada, pero Ritalín fue otra cosa. Puedo estudiar 5 horas seguidas sin problemas, cosa que sin el remedio no podría hacer”, explica.
David está consciente de las contraindicaciones, pero asegura que el Ritalín es un medio para salir rápido de la universidad y que en unos años más se preocupará de solucionar las consecuencias que provoque su consumo.
Una idea equivocada que el neurólogo Tomás Mesa descarta de plano. “Sin la supervisión de un médico es muy peligroso: puede llegar a provocar incluso la muerte, porque es un derivado de la anfetamina”, explica.
Otros remedios que también son utilizados por estudiantes para estar frente a los libros muchas horas seguidas son Aradix Retard, Glutacyl y Alertex.
Pero también existen algunas opciones naturales, como el Gamalate B6, Pharmaton, Acebral, los que según el doctor Tomás Mesa, no tienen mayores contraindicaciones.
“El Mentix se parece a la coca”
Alejandro Martínez, cardiólogo de la Universidad Católica, fue claro al explicar que cuando se toma modafinilo (compuesto del Mentix), hay que tener claro que es tóxico, ya que produce entre otras cosas arritmia cardiaca y alzas de presión.
“Si se toman varias pastillas de Mentix a la vez, los efectos en el corazón son los mismos que los de la cocaína, ya que produce hiperactividad e infartos en el cerebro”, dice.
El doctor Martínez cree que lo más probable es que en algún tiempo más este tipo de remedios se prohíba, ya que sus efectos son similares a otros fármacos que ya se retiraron de las estanterías de las farmacias.
“Lamentablemente estos medicamentos se están poniendo de moda entre los estudiantes universitarios. En el hospital han llegado varios jóvenes con problemas cardiacos graves, provocados por el consumo indiscriminado de estos remedios”, cuenta el doctor.
Aunque el efecto de estos remedios asegura largas horas de concentración y posiblemente una buena nota, es importante analizar el costo-beneficio de su consumo, ya que puede que no valga la pena arriesgar la salud por lograr unas horas extra de estudio.

Published by